© 2020 COURIERDOCE

Buscar
  • Courier 12

CUARENTENA Y ESCRITURA

Actualizado: mar 26

Agendas llenas, pocos momentos libres, procrastinación de proyectos tanto personales como laborales, viajar por toda la ciudad, el país o el mundo: siempre estamos «ocupados». Limitamos y asignamos nuestro tiempo para realizar cada una de nuestras actividades cotidianas con anticipación. Sabemos cuánto tiempo nos cuesta trasladarnos de la casa al trabajo, tenemos horarios para comer, trabajar, hacer ejercicio, socializar. 


Todo esto se detiene de abrupto con la propagación del COVID-19. La epidemia no tardó en alcanzar el terrorífico grado de pandemia y ahora se están tomando medidas preventivas para evitar la transmisión del virus. Así es: existimos en cuarentena.


No te vamos a dar consejos sobre cómo lavarte la manos o por qué deberíamos seguir las recomendaciones de la OMS (pero síguelas). Más bien, queremos hablar sobre cómo la cuarentena afecta nuestra percepción del tiempo y cómo lo usamos y, ahí sí, sugerir un par de actividades. 


Por un lado, permanecer nueve horas en una oficina casi toda la semana, más el tiempo de traslado, modifica la manera cómo sentimos que aprovechamos el día. Es muy diferente despertar a las seis de la mañana para llegar listos al trabajo, que levantarse a las ocho y empezar a revisar correos con el desayuno en cama. Quizá la cuarentena dé pie a que pensemos de forma distinta sobre el home office y lo veamos como una alternativa práctica tanto a las formas como a los espacios tradicionales de trabajo. 


Por otro, el aislamiento social abre la puerta a nuevas posibilidades del uso de nuestro tiempo. En lugar de ir al cine, bares o restaurantes, ese momento permanecemos enclaustrados. 


Encerrarse en familia o solo no significa que todo sea miel sobre hojuelas. Basta con recodar lo sucedido en El resplandor. Cuesta no distraerse, terminar una tarea, no sentir la llamada «Fiebre de Cabaña» (por su nombre en inglés cabin fever) o Síndrome de la soledad inquieta

Este tiempo de aislamiento presenta una gran oportunidad para replantearnos, entre otros aspectos además de la salud, lo que podemos hacer con nuestro tiempo. Por supuesto, las sugerencias se orientan a la escritura


Si eres de las personas que siempre dejan una novela inconclusa en el cajón o el proyecto de iniciar un blog para su marca o empresa, ¿por qué no ahora? Si esperas el tiempo «perfecto», mejor no lo hagas de pie, te cansarás. Sin embargo, el distanciamiento social propicia el ambiente idóneo para escribir

Aprovecha el lado positivo del encierro: escribe un guion para Netflix, el libro de emprendimiento o el blog que «nunca tienes tiempo de hacer».


El encierro preventivo ofrece lados positivos. Tomemos ventaja sobre ellos. Perdernos en memes y videos todo el día acerca del mismo tema para luego sufrir de la histeria colectiva es agotador. Apaga el celular. Saca una hoja en blanco o abre un documento en el procesador de textos. Redacta el esquema de trabajo o las primeras líneas de tu proyecto de escritura


El momento perfecto es un mito, de nosotros depende beneficiarnos de las circunstancias. Cuando salgamos de la cuarentena, regresa a la oficina con la novedad de la creación de tu blog en lugar de presumir que terminaste todas las series potables en tu plataforma de streaming favorita.


¿Qué proyecto de escritura tienes pendiente y te gustaría concluir durante esta época de aislamiento social?

291 vistas