DE LAS REDES SOCIALES A LA PÁGINA ESCRITA

Por Griselda Zavala


Algunos libros nacen de la necesidad de extender ideas que ya no caben en las redes sociales. Así sucedió con Elementype del colectivo TipasType. La formación de este libro fue un trabajo colaborativo cuyo objetivo era la creación de una guía práctica del uso tipográfico. En esta charla dos de las autoras, Sandra García y Dafne Martínez, nos cuentan su experiencia al escribir y su organización, además nos comparten un consejo muy importante para los futuros autores.

Griselda Zavala: Su libro Elementype fue creado después de la buena respuesta que obtuvieron con sus cápsulas informativas de «Elemental, mi querido Watson». ¿Cómo fue el proceso de escoger el contenido que debía capturarse en el libro? 

TipasType: Intentamos contar una historia a través de nuestro contenido: primero con una aproximación al tema tipográfico desde lo más pequeño e imperceptible para el usuario tipográfico común hasta los más grande y evidente, como los cuerpos de texto.


En el capítulo 1. «Observar la letra» nos detenemos en los pormenores de las formas tipográficas para entender cómo funcionan, luego en el capítulo 2. «Observar la fuente» abordamos los recursos que vienen dentro del software. En el capítulo 3. «Tipos de fuente» hacemos un recorrido por los diferentes formatos y permisos de uso. Al final, en el capítulo 4. «La letra en acción» brindamos consejos sobre el uso tipográfico.

GZ: ¿Por qué decidieron que el libro sería el mejor formato para continuar enseñando a sus seguidores sobre tipografía? 

TT: Uno de nuestros principales intereses era ahondar y mejorar los temas abordados, en este sentido el formato de redes sociales nos quedaba ya muy corto. 


El libro, además de que nos ofrecía un mayor espacio, nos permitía abordar los temas con una seriedad más exigente debido a sus características intrínsecas y nos daba una legitimación que lo impreso (sobre todo el libro) suele otorgar.

GZ: ¿Cuál es la diferencia que encontraron entre realizar el contenido para el libro y el de sus posts? 

TT: El libro ha sido redactado de modo tal que sea fresco y joven sin

perder rigurosidad investigativa; procuramos continuar con el tipo de lenguaje al que hemos acostumbrado a nuestros lectores en redes sociales.

El estilo fue uno de los conflictos más importantes con los que nos enfrentamos. Si bien nuestra intención era continuar con la frescura y proximidad que manejamos en nuestros posts, el libro exige un tono de rigurosidad del que ya hablamos. 

La idea fue tratar de lograr que ambas formas convivieran dentro del libro y creemos que lo logramos bien: tomamos decisiones como incluir emoticones al final de ciertas oraciones para darle un guiño a nuestro lenguaje digital, además del tono amigable en que escribimos las descripciones sin perder rigurosidad con el contenido. Por último, incluimos los gráficos explicativos, claros, directos y refinados que fueron de suma importancia para no perder la personalidad original de nuestras publicaciones digitales.

GZ: Escribieron el libro a seis manos: Dafne Martínez, Sandra García y Mónica Munguía. ¿De qué manera se organizaron para contribuir en su elaboración?


TT: Desde un principio, durante la creación de los posts, nos rotábamos los contenidos: primero una, luego la otra, por último la que faltaba. Por supuesto que no siempre lográbamos la rotación constante debido a nuestras actividades personales específicas, pero en general obtuvimos un contenido en el que más o menos participamos todas

Ya durante la generación del libro se fue remezclando debido a que se hizo una investigación más profunda y se volvieron a redactar los temas. Ya no podríamos decir a ciencia cierta quién escribió qué.  GZ: ¿Cuál fue la estructura que tomaron para escribirlo entre las tres? 

TT: Se dividieron las tareas en cinco áreas:


  1. Investigación

  2. Redacción

  3. Corrección

  4. Creación de gráficos

  5. Diseño y maquetación


También se asignó a una encargada de administrar el proyecto (Dafne).


Cada una se hizo responsable de al menos una o dos áreas, que a su vez se dividieron en tareas concretas que volvieron a encargarse a una persona específica. Por lo general trabajamos en dos o tres áreas a la vez, dado que al ser las generadoras del contenido y las diseñadoras de la publicación podíamos darnos el lujo de avanzar en varias áreas al mismo tiempo.


De manera externa contamos con un corrector de estilo y asesor de contenido, a quien integramos en su momento en las fases necesarias del proyecto.

GZ: ¿Qué le aconsejarían a alguien que tiene la intención de escribir un libro?


TT: No es suficiente solo una buena idea. La planeación, la organización y la constancia son elementos muy importantes para llevar a cabo la generación de un libro. El consejo sería poner atención a estas áreas para poder escribir esa gran idea con éxito.

Para finalizar, quisiéramos agregar que Elementype fue escrito y diseñado por Sandra García, Dafne Martínez y Mónica Munguía quién actualmente ya no forma parte del colectivo TipasType. Fue una experiencia muy grata y enriquecedora de la que todas nos sentimos orgullosas.

Todas las fotografías le pertenecen al colectivo TipasType.

62 vistas

© 2020 COURIERDOCE