EL RETO DE EMPRENDER AL ESCRIBIR UN LIBRO

El acto de escribir potencia nuestras ideas y plasmarlas en un libro las transporta hacia los demás. Tuto Assad, autor de Emprender a trancazos, nos contó sobre la escritura de su primer libro: habló de la semilla que germinó en el producto final, de su forma de trabajo y de la importancia de compartir el proceso.

Griselda Zavala: ¿Por qué decidiste escribir un libro?

Tuto Assad: Sentí que tenía información muy útil para quien empezara con su emprendimiento. En ocasiones, la compartía con algunos de ellos en reuniones uno a uno, pero sentí que si escribía un libro podría llegarle a más emprendedores.

GZ: ¿Hubo algún libro que te inspirara a escribir el tuyo?

TA: Sí, yo obtuve la idea del mío de otros libros. Existe uno muy padre llamado La meta. Habla sobre operaciones, cuellos de botella, así como de eficiencia, efectividad y productividad a través de una historia ficticia sobre la vida laboral de un personaje. Eso lo vuelve un manual muy entretenido.

Existen muchos libros que hablan sobre startups o de venture capital, pero muy pocos aplican dichos conceptos a Latinoamérica o, de manera específica, a México. Por eso decidí que mi libro trataría sobre ellos, pero muy enfocados en este país.

GZ: Todo libro, antes de ser realidad, es una idea. ¿Cómo decidiste que tu libro sería un manual o guía?

TA: Quería explicar un poquito cómo las cosas suceden o cuál es la realidad del venture capital y de las startups. Para ello, cuento un poquito mi experiencia como inversionista y emprendedor, mediante una historia que inventé.

GZ: ¿Cuál fue tu proceso para escribirlo?

TA: Yo escribía en las noches, entre una o dos horas, cuando ya había terminado mi día de trabajo y nadie esperaba una respuesta o un apoyo de mi parte. Me iba a una salita dentro del edificio —en ese momento vivía en San Francisco— para que nadie me molestara. A veces, si mi esposa ya estaba dormida, me quedaba en el departamento.

La primera mitad del libro fue muy fácil de redactar, creo que la escribí en dos semanas. Después, cada página se empezó a complicar. Por ello contraté a una persona, a quien llamo book manager, quien organizaría mis deadlines, revisaría el libro y me preguntaría sobre mis textos. De esta manera podía sumarle algo al escrito que capaz y yo daba por hecho, pero el lector quizá no iba a saber. Entonces él me decía: «¿Sabes qué? En este párrafo se te fue la idea»; «Yo creo que deberías hablar un poquito más de esto»; «No entendí bien esta palabra». Así, trabajar con Efrén Ordóñez, mi book manager, fue bastante bueno porque me ayudó a aterrizar todavía mejor el libro.

GZ: ¿Cómo fue tu experiencia al escribir específicamente Emprender a trancazos?

TA: Es lo único que he escrito, así que mi experiencia fue muy buena. También se me hizo muy fácil porque son temas que domino, al menos en concepto. Además, soy una persona no académica a quien solo le preocupaba poder transmitir lo que realmente quería decir, más allá de que académica, ortográfica o gramaticalmente hablando estuviera bien escrito. Fue un tiempo para pasarla bien y pensar en otra cosa, así como para despejarme de mi trabajo.

GZ: ¿Cómo resumirías este primer libro?

TA: Es un libro práctico que trata de las verdades que se viven en México y en muchos países de Latinoamérica, para un emprendedor de tecnología que está buscando levantar capital semilla.

GZ: Tú compartes en tu blog textos sobre emprendimiento, negocios y experiencias personales. ¿Cuál es la diferencia (o diferencias) entre el blog y el libro?

TA: Es grande porque en el libro incluí aprendizajes a partir de una misma historia, mientras que en el blog mis escritos son independientes. En ocasiones comparto temas muy distintos de otros, y muchas veces mis pensamientos de una semana son diferentes a los de la anterior.

GZ: ¿Tienes planes de escribir un segundo libro? ¿Puedes adelantar algo?

TA: Ahorita no está en mis planes, muy probablemente después escriba otro, ¿por qué no? Pero en este momento no.

0 vistas

© 2020 COURIERDOCE